El amor en los tiempos del narco

0
316

Ciudad de México. (SDPnoticias).- Los más famosos jefes de la mafia de la historia han demostrado también ser seres humanos atrapados por emociones.

Dos han sido las causas principales del derrumbe de los capos: la necesidad de ostentar su riqueza y su pasión por las mujeres.

El más célebre mafioso de Estados Unidos, Al Capone, fue atrapado y mandado a prisión por Eliot Ness y sus Intocables.

¿Y saben cuál fue la causa?

La evasión de impuestos.

Capone nunca había presentado una declaración de bienes. No tenía propiedades a su nombre, pero no podía resistir la tentación de vivir la vida como magnate, asistir a  los restaurantes más caros y utilizar automóviles de gran lujo.

Lo mismo le sucedió al “Negro” Durazo, Jefe de la Policía de México, que terminó en prisión por la ostentación de sus relojes de oro y en particular de la suntuosa mansión, conocida popularmente como “El Partenón”.

La segunda y más frecuente causa de la caída de los mafiosos es su afición por las mujeres.

La fascinación por las bellezas ha causado que los más inteligentes narcotraficantes cometan errores que los conduzcan a prisión. Por supuesto, el caso de moda es la multidifundida aprehensión de “El Chapo” Guzmán.

Y todo indica que la pista que llevó a su paradero fue la comunicación con la actriz mexicana Kate del Castillo, con la que pensaba filmar una película autobiográfica que contara su verdad y aquí se juntaron las dos causas mencionadas: la necesidad de gritar al mundo su grandeza y el amor o el deseo por Kate.

De acuerdo a la versión de Sean Penn, divulgada por la Revista “Rolling Stone”, los abogados de “El Chapo” contactaron a la actriz en 2012, informándole que el mafioso quería enviarle flores como agradecimiento por un  tuit en que la actriz había expresado creer más en “El Chapo” que en el Gobierno.

A raíz de su segunda fuga el año pasado, Kate inició un constante intercambio de mensajes a través de Blackberry con “El Chapo”, hasta que se pusieron de acuerdo para reunirse, incluyendo al activista Sean Penn.

Según Penn, “El Chapo” recibió a Kate cono si fuera su hija regresando de la Universidad.

Tenía la necesidad de demostrar personalmente su afecto, y de acuerdo al periódico El Universal, “El Chapo” invitó a Kate a producir y realizar su película.

La comunicación entre el mafioso y la actriz fue la pista que condujo a la tercera captura de “El Chapo” Guzmán.

En el lugar del operativo, se encontraron cuatro DVD’s de la Reina del Sur.

El segundo caso de amor es el de Rafael Caro Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara, que viajó a Costa Rica para estar con su amada, Sara Cristina Cosío Martínez, sobrina del exgobernador de Jalisco Guillermo Cosío.

En 1985, las autoridades de Costa Rica organizaron un operativo, en busca de Sara Cristina y sin saberlo, detuvieron al poderoso criminal Caro Quintero.

Y el tercer caso, que todos conocemos, es el de la colombiana Juliana Sossa Toro, que publicó en Facebook, que vivía en Las Lomas de Chapultepec, pista que llevó a las  autoridades a detenerla junto con su pareja, José Jorge Balderas Garza, conocido como el JJ, perseguido por la justicia por haber disparado al futbolista del América Salvador Cabañas, entre otras cosas.

La modelo colombiana quedó libre en 2011, pero el “JJ” sigue en prisión por culpa del amor.

Lo que nos lleva a concluir que el amor y el narco son una combinación muy peligrosa.

Comments

comments

No hay comentarios