Rechazan autoridades sanitarias de QRoo intoxicación masiva de salmonela

0
369
Más de 200 personas fueron afectadas con un brote masivo de salmonela en el Hotel Oasis Palm de Cancún

Cancún, Quintana Roo. (Carlos Águila Arreola).- A cuatro días de la muerte del estadunidense William McKitrick tras ingerir alimentos en el Oasis Palm Beach, las autoridades sanitarias de Quintana Roo –que desde el sábado pasado ignoran los llamados de La Jornada– rechazan que el deceso sea por los alimentos que consumió en el centro de hospedaje.

Sin embargo, Will dijo a los doctores desde el primer día que comió carne de puerco en el hotel, y tras sentirse mal acudió a una farmacia del Doctor Simi, hasta que no pudo más con las dolencias estomacales, el vómito y la diarrea, refirieron algunos compañeros de trabajo que lo auxiliaron y visitaron en el hospital privado Playa Med.

Por su parte, el cónsul general de Estados Unidos en Mérida para la península de Yucatán, David Micó, dio a conocer que horas antes del fallecimiento de su compatriota fue informado del delicado estado de salud de McKitrick.

El diplomático agregó que “continuamos trabajando en el caso con las autoridades competentes de Quintana Roo” para recuperar el cadáver de la víctima, que no ha sido entregado por un adeudo de 200 mil pesos.

David Micó señaló que está en contacto permanente con las autoridades judiciales para conocer las causas reales del deceso, recuperar el cuerpo de su compatriota y repatriarlo a Estados Unidos.

Dos semanas después de los primeros casos, personal de la secretaría estatal de Salud acudió a revisar las condiciones de higiene del hotel Oasis y, según sus reportes, no encontró indicios de bacterias que dieran origen a enfermedades gastrointestinales.

El martes emitió un comunicado –que La Jornada tuvo que conseguir porque “para ese periodicucho no hay”, habría dicho el jefe de la Jurisdicción Sanitaria 2, Jorge Gutiérrez Contreras– para rechazar que la muerte del ciudadano norteamericano se debiera a los alimentos que consumió en el centro de hospedaje.

El funcionario declaró que Will “no ingirió alimentos en ese hotel que pudieran haber ocasionado complicaciones en su salud”, e incluso aseguró que el extranjero se ausentó de su trabajo por incapacidad médica debido a un problema gastrointestinal crónico y “otras dolencias”, y aseveró que al ingresar al Playa Med “no mencionó haber comido en el hotel”.

El titular de la Jurisdicción Sanitaria 2 insistió en que “no falleció por intoxicación tras la ingesta de alimentos en el hotel, sino por dolencias no atendidas a tiempo”.

McKitrick laboraba para la empresa LifeStyle Holiday Vacation Club –que opera el tiempo compartido del Grupo Oasis– y falleció el viernes pasado en al Hospital número 3 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), localizado en la avenida Cobá (centro de Cancún).

De acuerdo al hospital Playa Med, Will llegó con un cuadro agudo de gastroenteritis porque una bacteria alojada en los alimentos que consumió le afectó las paredes intestinales desde el estómago hasta el colon, perforándole el intestino, dañándole el corazón y detonándole una insuficiencia renal aguda.

Los médicos comentaron, a condición del anonimato porque les prohibieron declarar, que el estadunidense requería una hemodiálisis que no le pudieron practicar porque ni el hotel Oasis ni la empresa LifeStyle Holiday se hicieron responsables de los gastos médicos.

De hecho, la víctima tuvo que ser trasladada del nosocomio privado al público porque la cuenta había superado los 200 mil pesos, lo que también ha propiciado que el cuerpo tampoco haya sido entregado.

Comments

comments

No hay comentarios