Julián Ricalde, un lastre de Carlos Joaquín

0
450
Cancún, Quintana Roo. (Martha Juárez).- Desde el inicio del proceso electoral 2016, la coalición “Quintana Roo UNE, Una Nueva Esperanza”, con Carlos Joaquín González y Julián Ricalde Magaña como estandartes, se promociona como la solución al verdadero cambio que la ciudadanía quiere en Benito Juárez y en todo el estado.
Sin embargo, aún no se sabe cuáles fueron las razones para que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) impusiera la candidatura de Julián Ricalde Magaña a la Presidencia Municipal de Benito Juárez, pese a su desastrosa administración, los señalamientos en su contra sobre posibles vínculos con el narcotráfico y el saqueo descarado de las arcas municipales, así como haber sido el responsable de la debacle del perredismo en los comicios de 2013.
Por todo eso y más, no es lo mismo Carlos Joaquín González que Julián Ricalde Magaña: El primero llegaría a representar un aparente cambio que la ciudadanía quiere, y el segundo, significaría la corrupción e impunidad en sus términos más vergonzantes en la historia de Benito Juárez.
A diferencia de Joaquín González, las propuestas de campaña de Julián Ricalde son una verdadera burla para los ciudadanos, quienes sí tienen memoria y no olvidan el saqueo realizado por el oriundo de Isla Mujeres, quien por cierto, su sed de poder lo llevó a traicionar a su ex jefe Gregorio Sánchez Martínez y a exprimir a la población en general.
Tan solo en el tema del combate a la corrupción, Julián Ricalde es un maestro, pues desde su silla de Palacio Municipal ordenó a sus subordinados, específicamente a los directores de áreas recaudatorias, la imposición de multas a los automovilistas, empresarios y la ciudadanía en general, a cambio de recibir el 50 por ciento de cobros indebidos realizados por los agentes de Tránsito, de Seguridad Pública, titulares de Fiscalización, Comercio Ambulante, Desarrollo Urbano, Transporte y Vialidad, entre otros.
La lista de pillerías de Julián Ricalde como ex alcalde de Benito Juárez es larga y el pueblo tiene memoria… Al tiempo.

Comments

comments

No hay comentarios