Candidaturas opositoras, una historia de traiciones

0
2179

Habíamos esperado durante más de doce horas el nombramiento del candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez por parte de la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática y cuando sonó el teléfono y dijeron es Julián Ricalde Magaña lo primero que vino a mi mente fue van a perder Cancún.

Pero lo más insólito del contenido de la llamada es que afirmaban que dicha candidatura se había dado por la insistencia del propio candidato a la gubernatura de la alianza PRD-PAN Carlos Joaquín González, fue tanta la incredulidad que hasta el día de hoy, casi dos semanas después de haber concluido la contienda electoral pude asimilar que así fue.

Como parte de las negociaciones de la alianza opositora PRD-PAN “Quintana Roo Une” el nombramiento del candidato para la presidencia municipal de Benito Juárez le correspondía a la fracción del PRD y ésta tenía como aspirantes a los ex perredistas y ex alcaldes Gregorio Sánchez Martínez, Julián Ricalde Magaña y Jaime Hernández Zaragoza, pero también estaban en la lista la senadora Luz María Beristain e incluso el ex Secretario General Gerardo Mora.

En el caso de Gregorio Sánchez Martínez, éste fue descartado luego de que Jesús Ortega le pidiera la cantidad de seis millones de pesos para obtener la candidatura a la presidencia municipal de Cancún y el empresario ex perredista la rechazara.

Al darles este revés Greg Sánchez no tenían a nadie con el suficiente dinero para invertir en una candidatura que no tenía la seguridad de ganar y sólo quedaba Julián Ricalde Magaña, ya que éste era el único que garantizaría una alianza con el Partido Acción Nacional (PAN) a través de las relaciones de su hermana Alicia Ricalde Magaña a pesar de que esto significaría la división en el interior del PRD, así como en la propia alianza, ya que el objetivo de Ricalde Magaña era dividir.

Un día antes de que cerraran las sesiones para dar el nombramiento al nuevo candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez el aspirante mejor posicionado era Gregorio Sánchez. Sin embargo, Julián Ricalde tenía mejores aliados para las negociaciones en la cúpula del PRD para continuar con su venganza absurda contra su mentor Greg Sánchez y en los acuerdos con AN dirigido por Eduardo Martínez Arcila, a quien durante su administración mantuvo en la nómina con un sueldo de más de 50 mil pesos y de manera global a su familia por más de 100 mil pesos mensuales del 2011 al 2013.

Carlos_Joaquin-Felipe_Calderon-3

Sin embargo, estas negociaciones que hicieron para apuntalar a Julián Ricalde como abanderado de la alianza PRD-PAN en Cancún se le revirtió a los propios perredistas porque ahora Acción Nacional gano la mayor parte de los espacios en el gobierno de Carlos Joaquín.

En este contexto, también vale la pena recordar que de manera insólita en el proceso electoral 2016 en Quintana Roo uno de los mayores promotores del voto a favor de Carlos Joaquín, de los candidatos panistas e incluso del propio Julián Ricalde Magaña fue el ex Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, responsable de haber mandado encarcelar a Gregorio Sánchez Martínez por delitos que no cometió y que lo mantuvieron en una prisión federal acusado de tener vínculos con el narcotráfico durante 14 meses.

En este sentido, el ex Presidente mexicano Felipe Calderón jamás iba a permitir que Greg Sánchez fuera candidato de la alianza “Quintana Roo Une”, porque significaría aceptar que mintió e utilizó todo el poder del estado para encarcelar a un hombre inocente para evitar que llegara a ser gobernador del Estado de Quintana Roo en el 2010.

ricalde margarita zavala

Cabe destacar que el costo de las candidaturas partidistas es un grito a voces, en el caso particular de Quintana Roo, uno de los casos es el de Luz María Beristain, quien tuvo que pagar dos millones de pesos antes de obtener su nombramiento como candidata a senadora por Quintana Roo en el 2010. Y tampoco es novedad las negociaciones que acostumbra hacer el ex líder nacional Jesús Zambrano dentro y fuera del PRD a cambio de beneficios personales y partidistas.

Sin embargo, Carlos Joaquín enfrentó una doble traición, primero la de Julián Ricalde Magaña cuya simple figura política representaba la división en el interior del partido, ya que su simple nombramiento hizo que perredistas, panistas y simpatizantes operaran en su contra en el pasado proceso electoral del 5 de junio. Pero también fue víctima de la traición del líder panista quien vendió la elección de sus operadores más allegados a Roberto Borge, ya que éste ha sido un negociador natural con el gobernador que ha sido señalado y denunciado públicamente por los propios panistas en la entidad.

SONY DSC

Uno de los ejemplos más claros de estas negociaciones entre la gente allegada de Eduardo Martínez Arcila y el gobernador Roberto Borge fue el caso del ex regidor de Playa del Carmen, René Cícero quien se reunió con el mandatario estatal en el restaurant Bovinos de Cancún la tercera semana de mayo para negociar el apoyo del PAN para los candidatos del tricolor, en este caso del municipio de Tulum para darle el triunfo a su delfín Carlos Toledo Medina, hermano del diputado federal José Luis “Chanito” Toledo.

Panistas opositores a Eduardo Martínez Arcila y perredistas opositores a Julián Ricalde Magaña corroboraron esta reunión entre René Cícero y Roberto Borge Angulo en Bovinos, de tal manera que las declaraciones del ex regidor panista que ha hecho ante los medios de comunicación para fijar una postura sobre la aprobación de un blindaje para el mandatario estatal y mayor endeudamiento para Playa del Carmen no sólo son cínicas, sino que representan claramente el nivel de simulación que han llegado a tener todos estos políticos corruptos que se venden al mejor postor.

 

 

Comments

comments

No hay comentarios